Una de esas raras historias con final feliz

Por Juan Carlos Rivera,  periodista

Esta historia la hemos escuchado mil veces: un deportista clasifica a un torneo internacional y no tiene el dinero para viajar, así que termina lamentándose en su casa, quejándose por la falta de oportunidades, la indiferencia de las empresas y la burocracia del Estado. Y con pocas ganas de seguir dedicado al deporte, claro. Esta vez fue distinto. Hubo un final feliz. Un tenista viñamarino clasificó a los Juegos Mundiales de Verano de Olimpiadas Especiales, su colegio hizo una tremenda campaña para financiarle el viaje, finalmente tomó el avión a Grecia, jugó, ganó dos medallas de oro y volvió. Feliz de la vida.

El protagonista es Cristián Gallardo, un niño de 13 años que sufre una discapacidad intelectual y que es alumno del curso Laboral 1 en el colegio Los Fresnos de Viña del Mar. Este establecimiento inició el 2010 un taller de tenis donde Cristián resultó ser uno de los chicos más destacados. Fue así como en marzo jugó un clasificatorio para los Juegos Mundiales que se disputarían en Atenas. Ganó el cupo, pero debía reunir casi un millón y medio de pesos que su familia obviamente no tenía. Ahí apareció el empuje de sus profesoras, que empezaron a golpear puertas sin importar que muchas no se abrieran nunca.

Hubo empresas que sí se interesaron, el Concejo Municipal de Viña también aportó e incluso personas comunes y corrientes llegaron a tocar el timbre del colegio para hacer su donación. También hubo algo de suerte, porque a pocos días del viaje les avisaron  que los pasajes estaban financiados.

Aunque Cristián quedaba feliz con viajar y jugar, fue ganando partidos hasta llegar a la final en singles y dobles. Ganó las dos, tal como Nicolás Massú el 2004. De hecho, el torneo se jugó en las mismas canchas de esos Juegos Olímpicos.

Cristián llegó ayer de vuelta a Chile y del aeropuerto se fue directo a su colegio. No era el chico retraído al que no le gusta hablar. Ahora compartía con todos, mostraba sus medallas y la raqueta con que jugó en Atenas pasaba de mano en mano entre sus compañeros. Sus profesoras y su mamá lo miraban felices. No podían pedir nada más.

Dejo la historia hasta aquí y la conclusión se la voy a pedir prestada a una de las profes del colegio Los Fresnos: “nuestra idea es que cada alumno pueda encontrar y desarrollar su propio talento. Cristián lo hizo en el tenis y eso es un ejemplo para el resto”.

** Fotografía de El Mercurio de Valparaíso

Anuncios

, ,

  1. #1 por Pamela V. el 08/07/2011 - 11:48

    ¡Preciosa historia! Nos deja muchas lecciones.

    Gracias Multitudes y gracias, Juan Carlos

  2. #2 por Daniel Palominos el 09/07/2011 - 21:33

    Excelente historia, destacable el esfuerzo individual y colectivo !

    Felicitaciones a Cristián.

  3. #3 por angeles el 16/11/2011 - 15:35

    Eso a sido de lo mas bonito para las personas de esos talleres

  1. La historia de Cristián Gallardo, ahora en “Multitudes” « Tenisquinta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: