“Hay que echarlo”… o la homofobia en nuestra vida cotidiana

Esta mañana, el futbolista chileno y delantero de Colo Colo, Esteban Paredes, es protagonista de diversos titulares. Pero no por sus goles. Por sus palabras. Y es que ayer, en una conferencia de prensa, y en el marco de las declaraciones del futbolista sueco Anton Hyse, quien hace unos días asumió públicamente su homosexualidad, un reportero de Radio ADN le preguntó a Paredes por la posibilidad de tener un compañero gay.

La respuesta de Paredes: “lo veo difícil, pero yo creo que hay que echarlo. No hay más que decir”.

¿Qué hay que echarlo?  ¿Por qué? ¿Cuál es el miedo? ¿Compartir el desnudo y la intimidad del camarín? ¿La posibilidad de “ser deseado” por el compañero homosexual?… como si “los homosexuales” –en genérico, lo que ya es ilógico- tuvieran una sexualidad incontrolable. Mito. Temor. Prejuicio.

Como era de esperar, el Movimiento de Liberación Homosexual –Movilh- emitió una declaración pública criticando por homofóbicas las declaraciones del jugador, y solicitando sus disculpas públicas –que no sé si habrán ocurrido a la hora que redacto estas líneas-.  Misma censura y petición provino del Sindicato de Futbolistas Profesionales –Sifup-. Y las disculpas de Paredes llegaron esta tarde.

La pregunta del periodista de ADN se inserta en un contexto noticioso específico y contingente. Desde hace unos meses el tema de la homosexualidad en el fútbol ha aparecido con determinada constancia en medios de comunicación internacionales. A la declaración de Hyse, se deben sumar otros antecedentes como el apoyo de los seleccionados alemanes Mario Gómez y Manuel Neuer a los futbolistas que quisieran hacer pública su homosexualidad, o la iniciativa que impulsa el gobierno británico para eliminar la homofobia del deporte, y la que ya suma la adhesión de las Asociación de Fútbol, la Liga de Rugby, el comité organizador de los Juegos Olímpicos, y otras asociaciones de  deportes como el cricket o tenis. 

Los deportes, y en especial uno masivo como el fútbol son fuente de emociones y pasiones, lo que genera la adhesión de sus seguidores. En ese contexto, ¿qué importa la orientación sexual de sus protagonistas, si su desempeño en la cancha o el set despierta esas emociones y pasiones en el público? ¿Qué importa lo que hace o ama en su vida privada, si en su vida laboral brinda profesionalismo y entrega? O mejor: preguntemos a la hinchada o a los propios jugadores qué pasaría si el mejor jugador del mundo estuviera en su equipo como carta segura de campeonatos y títulos… ¿importaría si fuera gay?

Es probable que Paredes no esperara la pregunta.  Y quizás tampoco las repercusiones de su respuesta. Pero sus palabras también se enmarcan en un contexto contingente: en el de un país y una sociedad en que mucho que queda por hacer en pos de los derechos y la no discriminación de las minorías sexuales.

En Chile, como en muchos otros países, el camino se ve largo, a pesar de la inconstante lucha que encabezan movimientos como el ya mencionado Movilh… y a pesar, incluso, de que el actual presidente del país hubiera incluido en su campaña una pareja de hombres gay. Más allá de eso, en el plano legal no tenemos una ley anti discriminación (carencia que afecta a variados colectivos que también sufren exclusión y falta de oportunidades) ni  matrimonio homosexual (que en Chile ni siquiera sería llamado matrimonio sino Acuerdo de Vida en Común). En lo cotidiano, seguimos encontrando rutinas humorísticas basadas en la caricatura de la homosexualidad que se llevan todos los premios en el escenario más grande del país;  o su uso (o el de algunos de sus muchos “sinónimos”) como insulto. 

El IX Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, presentado hace algunos meses, reconocía que el 2010 se caracterizó “por la obtención de históricos avances para los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales”. Sin embargo, estas aristas positivas venían de la mano de datos negativos: el aumento en un 11% de las denuncias y casos por discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, llegando a un total de 138 atropellos: “un asesinato, cinco agresiones físicas o verbales perpetradas por civiles, dos atropellos policiales, nueve de tipo laboral y nueve en el plano educacional, 22 campañas homofóbicas o transfóbicas, cuatro episodios de exclusión institucional, 35 marginaciones o obstáculos para el uso de espacios públicos o privados, 11 actos de violencia propinados por familias, amigos/os o vecinos, 42 declaraciones contra la diversidad sexual y un suceso contrario a la igualdad en el ámbito de la cultura, medios y espectáculos”, según indicó el organismo.

Efectivamente, Chile está cambiando. Y un buen ejemplo, como plantee en otro post, es que estas conductas discriminadoras y homofóbicas no pasan como si nada. No se quedan en la anécdota. No se justifican en la broma, la talla o el “buen rollo”. No: se convierten en noticia. Es decir, salen de la normalidad para llamar nuestra atención, para generar debate, discusión y reflexión. Y eso ya es un primer paso. Pero un paso que no nos debe dejar tranquilos, sino que nos debe instar a avanzar con más firmeza, constancia y decisión.

En más de una ocasión, al plantear temas y opiniones como ésta, me han dicho que no hay que ser tan grave y que, claro, lo que sucede es que el “tema gay” está de moda. Y que por lo tanto “se ve bien” criticar la homofobia.  Honestamente tal argumento me parece ofensivo. ¿Es una moda luchar por una sociedad igualitaria? ¿Es una moda desear y trabajar por una sociedad en que cada uno de nosotros sea valorado por sus particularidades y diferencias, y no se discrimine por tener una orientación sexual, raza, o capacidad distinta? Perdón, pero eso no es moda. Es justicia. 

Anuncios

, , , , ,

  1. Movilh repudia declaraciones homofóbicas de futbolista Esteban Paredes | Movilh Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: